El jabón antibacterial que regularmente usas, ¿es realmente efectivo?

Para responder esta pregunta, primero deberíamos aclarar que jabón antibacterial es cualquier producto de limpieza al que se ha añadido ingredientes antimicrobianos. Aunque hay muchos, uno de los ingredientes antibacterianos más ampliamente utilizado es el triclosán. El triclosán en particular, es un potente agente jabón antibacterial y fungicida. En caso de ser ingerido, puede llegar a causar enfermedades graves, dependiendo la cantidad de la misma que entre a la boca.

antibacterial soap

En estos últimos tiempos, se estuvieron haciendo muchas investigaciones en cuanto a este agente y su uso en distintos productos de desinfección y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) lanzó un comunicado con lo descubierto hasta ahora.

Según un estudio recientemente publicado por la FDA de Estados Unidos, los productos que contienen triclosán no muestran reducción en la transmisión de infecciones respiratorias o gastrointestinales. Esto puede deberse al hecho de que la mayoría de los jabones antibacteriales tienen como objetivo matar bacterias, pero no virus (los cuales son los causantes de la mayoría de los resfríos y gripes).

En el documento de la FDA también se establece que “no existen estudios clínicos que avalen una eficacia superior por parte de estos productos frente a los jabones no antibacteriales en la prevención de enfermedades o en la reducción del riesgo de infecciones cuando son utilizados en el ámbito del hogar y en lugares públicos”. Lo vemos o lo leemos en las propagandas de esos jabones líquidos para el cuerpo o en las barras de jabones sólidos de jabón antibacterial, nos dicen que al mantener las superficies de nuestros baños, cocinas y cuerpo “libres de bacterias” vamos a lograr una protección extraordinaria. El asunto es que, como lo dice la FDA, no hay hasta ahora ninguna prueba científica que demuestre que eso sea cierto. No existen estudios independientes (no subsidiados por la industria de jabones) que hayan probado que las personas que usen esos productos sean más sanas por estar libres de infecciones. ¿No da miedo? No debería si recibís la mejor información acerca del tema, el cual un curso de manipulación de alimentos, puede darte. Como ya mencionamos, la FDA recalca que “no hay evidencia” que los productos como jabones antibacteriales, mantengan a las personas más saludables que los jabones regulares. Por lo tanto, hizo noticia al solicitar a los fabricantes de los populares jabones antibacterianos, que envíen pruebas científicas de que el uso de sus productos realmente evita que adquieras una infección o que su uso pueda evitar que le contagies una infección a otra persona.. En general, cerca del 75% de jabones antibacteriales, tienen Triclosán como principal ingrediente activo. La droga, que originalmente era estrictamente utilizada en hospital únicamente, fue adoptada por los fabricantes de jabones y productos hogareños en la década de los 90’s. Esto produjo el masivo uso de antibacteriales en todo tipo de ambientes.

Una de las consecuencias del masivo uso diario de productos antibacteriales, es que su uso excesivo en vez de producir un bien, puede hacer todo lo contrario. Reduce la cantidad de bacterias “sanas” de la piel de las personas, y esto puede producir que los antibióticos sean menos efectivos en la lucha contra unas nuevas cepas de bacterias, llamadas superbacterias. En otras palabras, las investigaciones más recientes muestran que los jabones antibacteriales hacen más daño a la persona que los usa y al medioambiente también, puesto que aumentan el riesgo de infección, alteran el bioma intestinal y estimulan a las bacterias para que se vuelvan resistentes a los microbios. Los antibacteriales tienen el efecto deseado en medios hospitalarios, donde el tiempo dedicado a lavarse las manos es suficiente, pero en una lavada de manos de menos de 30 segundos, como es usual en una casa, no realmente.

         De hecho, la FDA advierte que “recientemente ha emitido una monografía definitiva que prohíbe la comercialización de productos antisépticos de venta libre para el lavado de manos y cuerpo que se enjuagan con agua” y también agrega que dicha medida se basó “en datos científicos que indican que la exposición a largo plazo a ciertos ingredientes activos usados en los productos antibacteriales podría presentar riesgos para la salud como la generación de resistencia a antimicrobianos y efectos hormonales”. Además, dichos productos están “dirigidos a individuos generalmente sanos en los cuales el riesgo de infección y el alcance de su propagación es relativamente bajo en comparación con el ámbito de la atención de la salud, en el que los pacientes son generalmente más susceptibles a las infecciones y el potencial de propagación de estas es mayor”.

¿Cuál es la mejor forma entonces? Como la FDA recientemente declaró que no hay ninguna evidencia de que los productos antibacteriales sean más eficaces, con usar jabón normal y agua, es suficiente. Sólo requiere de la correcta técnica y tiempo. Según los estudios, los jabones tradicionales tienen un efecto antibacterial apenas inferior al de los jabones antibacteriales; y, si se quiere un efecto sobre los virus, se pueden usar productos que contengan 60 % de alcohol o cloruro de benzalconio.

En la mayoría de los casos, a la gente no les interesan todos estos pequeños detalles, pero después de esta reciente revelación, parece necesario, y la mejor opción, no ignorar estos descubrimientos. Haga una nota de los tips más esenciales para el manejo seguro de los alimentos, es el modo en que puedes evitar propagar posibles infecciones de gérmenes mortales. Nunca ignore la importancia de aprender métodos de manipulación de alimentos de forma segura. Como muchas otras ciudades, Texas tiene su propio conjunto de reglamentos y regulaciones en cuanto a la seguridad alimentaria. Infórmese.

         En algunos países, ya están prohibidos los productos de aseo personal, “como jabones líquidos, jabones en barra, espumas, geles y todo otro producto de aplicación tanto en manos como en cuerpo, diseñados para usarse con agua y enjuague posterior” que tengan estos ingredientes antibacterianos. Por lo tanto, debería saber cuáles son las regulaciones de su ciudad. Puede aprender mucho en un curso online de manipulación de alimentos e informarte acerca de las formas más seguras y óptimas sobre cómo desinfectar tus manos antes de manipular alimentos.

         En cuanto a la resistencia bacteriana, esto comienza cuando una pequeña población de bacterias con una mutación al azar, es la única que se permite sobrevivir a la exposición del químico. Si ese químico es usado muy frecuentemente, mata todas las bacterias sin esa mutación y permite la proliferación de las “adaptadas”. Si esto sucede en una suficiente gran escala, esencialmente puede lograr que ese químico sea inútil contra esa cepa de bacterias. Es muy difícil de creer que las bacterias pueden desarrollar una habilidad como resistencia a los antibióticos, y aunque aún es un tema controversial, hay muchos estudios que lo avalan. Actualmente, este es un gran problema, tanto en medicina como en cualquier ámbito donde estos productos sean de uso cotidiano. Algunas especies de bacterias, hasta adquirieron resistencia a varias distintas drogas, complicando los esfuerzos para controlar y tratar infecciones en cuanto aparecen.

         Según la representante de un organismo nacional: “Nos vamos a quedar sin antibióticos que sí funcionen. Esto es una problemática mundial y nosotros no estamos exentos de eso. Las bacterias son sumamente inteligentes y se hacen resistentes, por lo que estamos trabajando para un control y buen uso de los antimicrobianos, tanto en esto de los jabones, que es sólo una parte, como también en otras áreas como la de la alimentación o la agroindustria”.

         Por su parte, Lautaro de Vedia, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, explicó que la resistencia antimicrobiana “tiene muchos factores, y esta recomendación de la FDA surgió porque esos productos no lograron demostrar ser mejores que un lavado de manos con un jabón normal”. Sin embargo, dijo que lo importante es “no alarmar, no es que estos productos sean peligrosos, si no que no demostraron ser mejores”. Y añadió que, ante la posibilidad de generar resistencia antimicrobiana, es que se decide retirar este tipo de productos, debido a que “la resistencia a los antibióticos es el gran cuco de nuestro tiempo”.

Para saber más acerca de esto, puedes recibir entrenamiento de un curso online de manipulación de alimentos, su estado actual y desarrollo. El tema es una gran prioridad actualmente entre los problemas de seguridad alimentaria. Intente investigar acerca de qué dice su principal autoridad en cuanto a regulaciones locales alimentarias.

         Además de todo lo ya mencionado, hay otra investigación en la cual se comprobó que el uso de estos jabones también puede producir problemas de salud. Hay evidencia de que niños con prolongada exposición al Triclosán tienen mayor chance de desarrollar alergias y fiebres. Científicos especulan que esto puede ser resultado de reducida exposición a bacterias, las cuales son necesarias a veces para que puedan desarrollar bien su propio sistema inmune. Además, hay evidencia de que el Triclosán puede penetrar tu piel y entrar a tus vasos sanguíneos más fácilmente de lo que se creía. En 2008 se encontró Triclosán en la orina del 75% de las personas que se hicieron un análisis.

         No solamente eso, también se empezó a recalcar que no son buenos para el medio ambiente. Cuando usamos Triclosán en jabones, significa que un montón de este químico, corre en el agua por las cañerías. Investigaciones mostraron que pequeñas cantidades de este químico, persisten en el agua hasta después de haber sido tratadas termina en ríos y mares. Una vez en el ambiente, entorpece la fotosíntesis de algunas algas. Además, el químico también es soluble en grasa, lo que significa que se acumula en los tejidos grasos, por lo que a los científicos les preocupa que pueda biomagnificarse, apareciendo a mayores niveles en los tejidos de los animales que se encuentran más arriba en la cadena alimentaria. La evidencia de esta posibilidad se presentó en 2009, cuando los estudios de delfines mulares frente a las costas de Carolina del Sur y Florida encontraron niveles de químicos en su sangre.

         Como última observación es importante que quede muy claro algo de esta controversia, y es que de ningún modo se está cuestionando el lavado de manos. Esta acción es, de acuerdo a las autoridades de salud pública, el acto más importante que podemos hacer diariamente para protegernos de las enfermedades y que si todos lo practicamos, podría evitar un millón de muertes al año. Lo que sí se está cuestionando es el uso de sustancias químicas como el triclosán y cualquier uso de estos químicos en general ya sean en jabones líquidos o sólidos. Son innecesarios y hasta dañinos para la salud. Estas sustancias químicas han sido catalogadas como promotoras de la resistencia bacteriana y se ha demostrado en pruebas realizadas con animales, que interfieren con el delicado mecanismo hormonal reproductivo.

Como conclusión, se puede decir que lo importante es conocer las mejores técnicas de lavado de mano, que por lo ya leído pueden ser simplemente con agua y jabón, que, con las correctas técnicas, es suficiente. La mejor manera de aprenderlas es realizando un curso de manipulación de alimentos, donde aprendes todo lo necesario para un manejo de alimentos seguro.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *